“Trece lunas”, lo nuevo de Fuel Fandango

Nita y Ale Acosta no persiguen ser revolucionarios, pero sí hacer algo novedoso. En la primera intención puede haber mucho de pretenciosidad, en la segunda hay ganas de innovación y de no repetir lo que otros ya han hecho. Por eso cuando empezaron en 2009 -ella que venía del mundo del flamenco y la copla, él de la música de baile de raíz negra con Mojo Project- quisieron combinar el pulso electrónico bailable con el sentimiento flamenco, sumando a todo ello la energía rockera.

fuel fandango

Con Trece lunas, su segundo álbum, Fuel Fandango han metido otro elemento en juego, el pop, considerado más como una actitud que como un género musical: “Este disco tiene estructuras más pop, el primero era más de baile, más buscando un groove. Este tiene más canciones”, cuenta Ale Acosta. Ahí entró en escena el coproductor Duncan Mills (Florence + the Machine, Jamie Cullum). “Le conocimos cuando grabé con Cullum la canción de una campaña de publicidad”, explica Nita: “Al plantearnos el nuevo disco pensamos que necesitábamos oídos externos, la otra vez estábamos solos y es mucha presión. Así que nos ayudó  mucho en las mezclas y a que todo fuera más directo”. Nita usa la palabra “directo”, que viene al pelo en dos de sus acepciones: como algo que va al grano sin rodeos, y cómo una traslación del fuego que conjuran Fuel Fandango en sus actuaciones.

fuel fandango

La fórmula del dúo cordobés -viven en la ciudad andaluza, aunque Ale es canario- funcionó desde el principio en directo muy bien, y antes de grabar su primer disco ya habían dado alrededor de 80 conciertos. “Tocamos donde fuera y como fuera”, era el lema de la época. Con la salida en 2010 de su álbum de debut, homónimo y autoproducido, la expectación se multiplicó, llevándoles a descargar su energía en lugares tan dispares como Argelia, Dubai, Ucrania, Francia o la India.

Por eso otro de los objetivos de la grabación de Trece lunas ha sido conseguir plasmar la fuerza de los conciertos: “Creo que eso nos faltó en el primer álbum”, revela Acosta, coproductor y encargado de las instrumentaciones: “En Trece lunas casi todo son primeras tomas, no queríamos sobreproducir. Retocamos durante meses las maquetas, pero grabamos las guitarras y bajos en tres días y las voces en otros tres”. En total, pasaron menos de dos semanas en el estudio de Punta Paloma (Cádiz) y cinco días en Madrid.

fuel fandango

Pareja bien avenida, si Ale se centra en la parte más musical, Nita es la garganta y la mano que escribe las letras, indistintamente en inglés o castellano. Además es la encargada de la parte estética, un elemento fundamental en la percepción de Fuel Fandango como un proyecto internacional pero de claro sabor hispano. Suya fue la elección de Neil Krug, autor de portadas para Ladytron o Scissor Sisters, para el diseño de la cubierta, un sugerente pavo real con la cola replegada, como en el momento previo a abrirla en abanico. Es una imagen adecuada para un disco con la contundencia del rock, la energía de la música de baile, el carácter del flamenco y la accesibilidad del pop.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s