Inicio/Ocio

“Avanti con la guaracha”, la poesía de lo cotidiano de Alberto Guillén

avanti con la guaracha

 

 

De lector a ser leído. De hacer preguntas incisivas a ser inciso en su escritura. Alberto Guillén, periodista y escritor ha cruzado la línea de entrevistador a entrevistado, de observar a ser observado con “Avanti la guaracha” su primer libro. Ha tardado cuatro meses en poner en orden sus versos y, aunque la inquietud literaria de Guillén ha estado siempre ahí, ha sido ahora cuando ha decidido darse a leer.

El proceso literario ha sido corto pero intenso. Cuatro meses de creación que tardaron algo más en ver la luz. Y es que en la literatura actual, como en los demás campos, si no te conviertes en Juan Palomo los proyectos quedan guardados en un cajón. Así, al tiempo que “Avanti la guaracha” iba cogiendo forma, la editorial La Tapadera Books fue viendo la luz. Junto a Israel Días, que ilustra las páginas y añade goce estético a los textos, el escritor se ha adentrado en la aventura de tener un propio sello en la calle que ve en este libro el primero de una serie de proyectos que comenzarán a tomar forma poco antes de Navidad.

Taciturno cuando no se le conoce, Guillén se ha destapado en esta obra como alguien que es capaz de sacarle punta a los detalles. En “Avanti la guaracha” el escritor ve belleza en lo que el resto de los mortales, por común, pasamos por alto. Se trata de un poemario irreverente y tan natural como la vida misma que hace esbozar una sonrisa a quien lo ojea. Guillén recurre a imágenes de lo cotidiano para retratar lo que le rodea y hace una visión en verso del paro, de él mismo, de los consejos maternos, del verano… sin que falten los guiños a Truffaut, a Lorca y a Silvio, figura constante e inspirador del título del libro.

 

Y como muestra, he aquí dos botones:

http://vimeo.com/40238252

 

“Es la frase favorita de mamá.
Posiblemente la expresión que más le he oído repetir siempre:

para cruzar la calle
ante el plato hirviendo de lentejas
aquellas excursiones con amigos a la pizzería
el primer día de universidad
la mañana del examen del carnet de conducir…

Da igual que la sorprendas regando las macetas,
haciendo un bizcocho o mirando los culebrones de la tele.
Repite lo último que le dices agitando la cabeza con intención de gravedad y luego,
con voz firme y ese deje tan de madre mediterránea,
te suelta sin más:

Ten cuidaíto”

Avanti siempre, compañero!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s